viernes, 7 de septiembre de 2012

SAN SOZONTE, Mártir


7 de septiembre



SAN SOZONTE,
Mártir
(Fecha desconocida)



   La que sigue es la leyenda de aquel joven pastor de Cilicia que originalmente se llamó Tarasio y en el bautismo tomó el nombre de Sozonte. Cierta vez, mientras dormía bajo un árbol, se le apareció Nuestro Señor Jesucristo y le dijo que dejara sus rebaños y le siguiera a la muerte. Tan pronto como Sozonte despertó, abandonó sus ovejas y se fue de prisa a la ciudad más próxima, la de Pompeyópolis, donde se encontró con que se celebraba un desenfrenado festival pagano. Se encaminó directamente al interior del templo de la deidad y, con un recio golpe de su cayado, derribó la imagen dorada. En la caída se le rompió un brazo a la estatua; Sozonte recogió los fragmentos y los distribuyó, como limosnas, entre los pobres que presenciaban la escena. Por aquellos actos, no sólo fue detenido Sozonte, sino muchas otras gentes, acusadas de complicidad. Pero el joven pastor entró al tribunal e interpeló al magistrado para jurarle que no había otro culpable más que él. El juez dejó ir a los demás y al pastorcillo le ofreció el perdón y la libertad, si adoraba al dios cuya estatua había mutilado, pero Sozonte se rió ante la idea de adorar a un dios que podía hacerse añicos con un golpe de su cayado. Entonces se encajaron agudos clavos en las suelas de sus sandalias, se las calzaron y así se le hizo andar por largo tiempo. Cuando en su doloroso recorrido Sozonte pasó ante el magistrado, se detuvo un instante, señaló sus pies bañados en sangre y le dijo: "Tengo unas sandalias rojas más finas que las tuyas". "Eres valiente, repuso el magistrado. Si tocas el caramillo en honor de los dioses, te dejaré libre". Pero, Sozonte rehusó y dijo que a menudo había tocado el caramillo para sus ovejas y que no volvería a tocarlo más que para Dios. Por lo tanto, el gobernador se vio obligado a condenarlo a morir en la hoguera. Se cumplió la sentencia al amparo de las sombras de la noche. Los cristianos se acercaron al lugar para recoger los huesos calcinados y darles honrosa sepultura.

   Los dos textos escritos en griego conservan las supuestas actas del mártir. Uno de ellos fue editado en Acta Sanctorum, sept. vol. III, el otro en el vol. CXV del Migne, PG.

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada