domingo, 2 de septiembre de 2012

SAN JUSTO, Obispo de Lyon


2 de septiembre


SAN JUSTO, 
Obispo de Lyon
390 d. C.

   San Justo, Obispo de Lyon,  era un varón de admirable santidad y estaba dotado de espíritu profético. Asistió con otros dos Obispos de las Galias al Concilio de Aquileya el año 381, imperando Graciano. San Ambrosio, que fue el alma de este Concilio, le tenía en alta estima, e hizo de él un acabado elogio; además le dirigió varias epístolas preguntándole la interpretación de algunos lugares de la Escritura Sagrada.

   Deseando dedicarse por completo a la vida de oración y penitencia,  dejó la bella ciudad de Lyon y se fue al desierto de Egipto a vivir con los demás monjes, ayunando, meditando y haciendo penitencia. Aunque se fue a escondidas sin avisar a nadie, Viator, su secretario, se dio cuenta, lo alcanzó por el camino y logró que lo dejara ir con él.

   Se propusieron no decir quienes eran, y así en el monasterio del desierto los trataron como dos extraños ordinarios. Los monjes los hicieron esperar siete días en las afueras del convento aguantando hambre y sed e intemperie, para ver si eran capaces de resistir la vida tan dura de los religiosos del desierto. Luego, viendo que sí tenían la suficiente santidad y el debido aguante, los admitieron allí. Les asignaron celdas separadas y allí se dedicaron a pasar largas horas dedicados a leer, meditar, rezar y trabajar. El obispo Justo tejía canastos y el joven Viator se dedicaba a copiar con su hermosa letra los Libros Sagrados para que leyeran los monjes.

   Al cabo de algunos años, llegaron allí unos cristianos de Lyon pidiendo ser admitidos como monjes y con gran asombro reconocieron al obispo y a su secretario. Los monjes se admiraron de que estos dos hombres tan importantes hubieran pasado allí tanto tiempo, desconocidos, haciendo penitencia como unos pobres pecadores.

   Al enterarse sus antiguos feligreses de su paradero, enviaron una comisión a buscarlo y lo restituyeron a su sede, que rigió hasta 390.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada