domingo, 2 de septiembre de 2012

SAN GUILLERMO DE ROSKILDE, Obispo y Confesor


2 de septiembre


SAN GUILLERMO DE ROSKILDE, 
Obispo y Confesor




   San Guillermo (1016-1035). Viajando a Dinamarca con el Rey Canuto, San Guillermo quedó tan impresionado por la ignorancia, idolatría y superstición que encontró allí, que, decidiendo que era enorme la necesidad de misión de esas tierras, se quedó allí durante el resto de su vida. Por recomendación del Rey Canuto, fue nombrado Obispo de Roskilde.
   Vivir en términos de gran amistad con la familia real, no fue tarea fácil para un Obispo que quería seguir los mandatos divinos, pues el sucesor de Canuto, el Rey Sweyn Estridsen, a pesar de algunas buenas cualidades, muchas veces realizaba actos contrarios a las virtudes cristianas.

   San Guillermo se las arreglaba para reprender al rey -en una ocasión, hasta arriesgando su propia vida al hacerlo-, sin dejar de gozar de su amistad. Sweyn Estridsen hizo apedrear hasta morir a un grupo de hombres, a quienes, culpables o no, debería habérseles garantizado un juicio justo. Este acto se vio agravado por el hecho de que se llevó a cabo en una iglesia, violando así la inmunidad del santuario. San Guillermo decretó que alguien que hubiera cometido tales actos, no podría recibir los Sacramentos hasta no hacer un acto público de arrepentimiento y penitencia.

   El Rey Sweyn fue a la catedral con hombres armados. Guillermo, de pie ante las puertas de la Catedral, armado solamente con su cruz, le prohibió la entrada. Los hombres armados desenvainaron sus espadas, y mientras San Guillermo ofrecía su cuello, listo para morir en defensa de la fe, Sweyn pidió perdón, mostrando verdadero arrepentimiento por su grave pecado.

   En su vida privada, el rey trasgredió las leyes morales de la Iglesia, casándose con su propia hijastra.  San Guillermo, contando con el público apoyo del Arzobispo de Hamburgo, protestó repetidamente contra este acto. Pero solamente después de haber recibido las censuras tanto del Papa como del Emperador Romano,  el rey dejó a su ilegal esposa.

   Pese a sus grandes diferencias, San Guillermo y el rey Sweyn se profesaban gran afecto. Sweyn murió primero, en 1070. Mientras su cuerpo  era transportado desde su primera sepultura en la Abadía de Ringsted a la catedral de Roskilde, el Santo, evidentemente dolorido, se unió al cortejo, cayendo muerto también él. Los cuerpos de ambos hombres fueron enterrados juntos en la catedral de Roskilde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada